"Tokio representó mucho y tomé estos Juegos como mi punto de partida”, Mauricio Ortega

Escrito el 17/09/2021
Comité Olímpico Colombiano


Mauricio Ortega, diploma olímpico en el lanzamiento de disco de Tokio 2020, fue el gran invitado de Actualidad Olímpica. 

Mauricio Ortega, séptimo mejor atleta de lanzamiento de disco en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, protagonizó la edición número 140 de Actualidad Olímpica, el programa institucional del Comité Olímpico Colombiano.

Ortega, nacido en Apartadó, Antioquia, inició su carrera deportiva con un dilema que, poco a poco, se fue resolviendo: “Me decidí por el lanzamiento de disco sobre la bala, porque en bala empecé a tener problemas en el codo. Además, que no la daba ante los monstruos que hacían bala. La dejé de lado por los resultados y el codo”. 

Además, recordó con emoción a Armín Luna, exentrenador nacional de lanzamiento, y una de las personas que más influyo en su vida: “El viejo ha sido una persona bastante significativa para mi vida, la gente sabe quién fue Armin para mí. El día que él partió ya habíamos hablado, nos despedimos. Hablamos de una manera profunda. Yo le expresé mi agradecimiento por tenderme la mano, creer en mí y defenderme siempre. Traté de asimilar su muerte y agradecí a Dios por la vida de él, por prestárnoslo. Lo extraño un montón. Este diploma va dedicado a él también”.

El deportista antioqueño también rememoró el Mundial de Lille, su primera competencia a nivel internacional: “La competencia que más me marcó fue el Mundial de Lille, fue la primera vez que salí del país. Nos robaron, nos perdimos y pasó de todo. Tenía 16 años y fue una experiencia bastante grata, la recuerdo hasta el día de hoy. Recuerdo muy bien mi cuarto puesto y el hecho de asistir a una inauguración de un mundial siendo un niño. Lo recuerdo y me agrada todo”.

Mauricio, quien carga en sus hombros una carrera de poco más de 10 años, habló de la importancia de la mente en el éxito de cualquier deportista: “El deportista, en general, debe tener un acompañamiento. Todo atleta debe contar con un equipo donde esté el psicólogo, médico, entrenador y nutricionista. El deporte es un 99% de mente. La berraquera comienza en la cabeza. Nadie se hace solo, nadie llega solo a ningún lado. Acompañen al deportista desde el inicio hasta el final de su carrera (…) El que se meta al deporte de alto rendimiento es porque está tostado, no es salud. Es fácil lesionarse o desarrollar ansiedad. El entrenamiento físico y mental deben ir de la mano para no llegar a improvisar en una competencia. En el deporte se viven muchas cosas que no se muestran”.

Ortega también habló de lo que vivió desde que llegó a Tokio 2020, sus segundas justas olímpicas: “Desde el momento de la concentración, con los de relevo, fue un momento bastante emocionante. Creo que ha sido una de las generaciones del atletismo en donde se ha visto mucho más el compañerismo y el apoyo hacia el otro. Dentro de la villa no fue diferente, fue una experiencia de unión y apoyo mucho mayor. Se vio una hermandad entre los deportistas”.

El atleta colombiano, quien consiguió una marca de 64.08 metros en el césped del Estadio Olímpico de Tokio, contó lo que vivió durante la competencia: “Como todo atleta, siempre quiero dar más. No digo que no esté agradecido con el resultado que obtuve. Fue una experiencia bastante grata, ya que me llevó a creer y darlo todo desde el minuto 0. Los Juegos Olímpicos son los Juegos Olímpicos con o sin gente, la presión es muchísima (…) En Tokio, cuando clasifiqué a la final, lo primero que hice fue llamar a mi maestro, mi psicólogo y mis pastores para hablar con ellos y desahogarme. Estar entre los 12 mejores es algo único”. 

Por último, Mauricio Ortega mencionó lo que necesita para que Colombia llegue en su mejor forma a los Juegos Olímpicos París 2024: “Hay que consumir una triple porción de entrenamiento, de confianza y de todo de cara a París 2024. Hacer las cosas de una manera más profesional, más comprometida. Hay mucho más por dar y pueden salir muchas más medallas”.

Adicionalmente, nuestro atleta expresó lo que siente cada vez que representa al país alrededor de todo el mundo.

“Es un compromiso enorme que me genera mucha alegría, respeto, entrega y muchas cosas positivas. Aunque no quieras, vas a aportar y ayudar a cambiar la historia de un país que ha sido muy marginado”.