María José Uribe y el gran regalo de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio

Escrito el 07/08/2021
Comité Olímpico Colombiano


María José Uribe y el gran regalo de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio

No siempre las grandes satisfacciones que brinda el deporte están representadas en una medalla o en una clasificación. Qué importante son la experiencia que se gana y el ejemplo que se deja al final de una honrosa participación. Y más aún cuando esa cosecha se logra tras haber participado en el evento más importante del deporte, sin duda los Juegos Olímpicos.

Así se puede comenzar el balance de lo que ha sido la participación de la colombiana María José Uribe en estos Juegos de Tokio, a donde llegó sin esperarlo, luego de ser convocada por su clasificación en el escalafón mundial y poco después de haber superado una lesión, con el cuidado y el esfuerzo que solo se logran con una gran disciplina y una inmensa motivación.     

Y más aún, haber llegado al green más importante de su carrera, precisamente cuando hace muy poco había ascendido uno de los peldaños más grandes de su vida, el haber sido madre.

“Se sabía que iba a ser un poco difícil, pero vinimos, luchamos, le dimos al país ese chance de pelear por una medalla, muy orgullosa de llevar las banderas de Colombia y de Santander por el mundo”. Ese chance de una medalla que muy posiblemente se podrá colgar en los próximos Juegos Olímpicos, en París, a donde aspira a llegar con más experiencia y sin el peso de todas esas situaciones que hoy la acompañaron en su recorrido hacia la tierra del sol naciente.

Y es que Mariajo, como la conocen en Colombia, acaba de dar un gran ejemplo, especialmente a las mujeres, al terminar de vivir su época de posparto en el hasta hoy el gramado más importante de su carrera deportiva. 

“Esta competencia, más allá de las medallas, ha sido una demostración para las mamás y a las demás deportistas, que sí se puede soñar con ser mamá y ser deportista al mismo tiempo. Así que no fue mi mejor actuación, pero se logró lo que se quería: venir y tener el chance de pelear por las medallas”.

La santandereana no inició en la mejor forma la competencia olímpica, pero al final logró ir de menos a más hasta lograr lo que ahora celebra, haber cumplido una actuación positiva en un momento difícil pero muy significativo de su vida.

“Como buena santandereana, nunca me di por vencida y luché hasta el final, aun sabiendo que el último recorrido lo realizaba cuando el chance de podio ya prácticamente era nulo, pero quería mejorar e irme con un mejor sabor al final de estos cuatro días en Tokio”.

Y es que, para Majo, esos cuatros días de prueba en esta lejana tierra le sirvieron para ponerse a punto y recobrar el sendero interrumpido, que ahora tiene como meta los Juegos Olìmpicos de París 2024.

“Así es. La idea es seguir luchando. Uno como deportista a veces necesita un torneo como este, que lo deje a uno picado. No quiero terminar mi carrera así, con una actuación como la que tuve en esta ocasión. Así que la mira va a estar en París, con una preparación muy rigurosa sabiendo que es una meta muy alta pero que se puede lograr”.

Así que, si se quiere pensar desde ahora en las figuras que vestirán el uniforme de Colombia en las próximas olimpiadas, hay que tener muy presente el nombre de María José Uribe, una deportista joven que con su optimismo y su berraquera santandereana deja ver que todavía tiene un gran camino por recorrer, ahora estimulada por ese deseo de ofrecerle una medalla a los colombianos, pero principalmente a uno: su hijo Lucca.

Al final, luego de cuatro días competencias, la estadounidense Nelly Korda, número uno del mundo, se quedó con la medalla de oro en golf femenino. Korda terminó el torneo con 18 golpes bajo el par. La plata fue para la japonesa Inae Mone, que en el desempate en el hoyo 18, superó a Lydia Ko, de Nueva Zelanda. 

La colombiana María José Uribe, por su parte, finalizó este sábado con los mismos 70 golpes del viernes (-1) para un total de 290 (+6) en las cuatro jornadas. Quedó en el puesto 50, entre 60 jugadoras.